Desafío Lurbel Aitana 80K

DESAFÍO LURBEL AITANA 80K
Finestrat (Alicante)
2015-11-28
Distancia: 81.9 km
Desnivel positivo: 4519 m
Tiempo: 16h03’16»

El pasado sábado día 28 de noviembre, participamos en el Desafío Lurbel Aitana 80K. Carrera circular con salida y llegada en el municipio de Finestrat (Alicante), y que recorría buena parte de la geografía de interior alicantina, así como hacía cumbre en los techos de la provincia, con los ascensos a la Sierra de Aitana (1558 msnm) y al Puig Campana (1406msnm).

En realidad, y como indico más arriba, al final salieron unos 82km y un desnivel positivo por encima de los 4500 m. Pero empecemos por el principio.

Ya el viernes salimos rumbo a Finestrat mi amigo y compañero de aventuras Rober y yo. La intención era recoger el dorsal con tiempo, asistir a la charla técnica y bajar a Benidorm (a apenas 15 minutos en coche) para cenar y descansar antes de la carrera. Al final fue peor el remedio que la enfermedad, ya que el hostal donde nos alojábamos estaba ubicado en la zona de «marcha» y la música de la calle retumbaba en la habitación. -Habrá que armarse de paciencia- pensamos.

23123106389_be5af369ed_o

Pues ni con esas. Con más pena que gloria conseguimos descansar tal vez una hora, antes de que el despertador sonase a las 04:20 de la mañana. Estaba todo preparado de la noche anterior, así que fue cuestión de recoger los bártulos, quitarnos las legañas, y dejar el hostal rumbo a Finestrat, donde se daba la salida en apenas hora y media.

Llegamos a Finestrat con unos 45 minutos de margen antes de la salida. El día «D» había llegado, y la hora «H» estaba cada vez más cerca. Nos dirigimos a la zona de salida, donde habíamos quedado con Rai, José Francisco y Pedro, compañeros del C.D.M.E. Tral Villena que también participaban en la prueba. La idea era salir juntos y compartir kms con calma hasta que las carreras de 80 y 120km se separasen, alrededor del km35. Tras unos minutos de incertidumbre en que no encontramos a ninguno de ellos, vimos a Rai que andaba apoyado en la barra de catering tomándose un café hasta el mismo segundo de darse la salida (genio y figura) y a José y a Pedro no los encontramos, de momento.

Tomábamos la salida a las 06:00 am. Rober y Rai iban juntos a la carrera de 120km, y yo por el contrario y llegados al km35, debía seguir otra ruta hasta terminar la de 80km. Así que uno de los objetivos del día se hizo claro: ir juntos los 3 hasta el km35, y encontrar por el camino a José y a Pedro.

Lurbel80K

Así empezamos la carrera, yendo literalmente los últimos del pelotón y con mucha calma. Es sabido que cualquier carrera de distancia ultra pone a cada corredor en su sitio y ritmo conforme pasan los kms, así que no nos preocupaba a estas alturas el ir tan rezagados. Los tapones tampoco iban a resultar un problema, ya que eramos unos 500 corredores y los primeros kms daban la oportunidad de estirar el grupo.

El primer ascenso del día llegaba en el km3, Sierra Cortina. Poca distancia, pero con buena pendiente, perfecto para entrar en calor y poner la musculatura a tono. Una vez llegamos arriba seguimos con un trote suave pero constante, atravesando una zona de sube y bajas que después de 10km nos llevaba directamente hasta el avituallamiento de la Font del Molí, de vuelta en Finestrat, y desde donde se iniciaba uno de los platos fuertes del día. Subida vertiginosa por el KV, +1000m en algo más de 3km hasta la cima del Puig Campana. Por suerte, somos de la Terreta y conocemos la dureza de este símbolo de la montaña alicantina, pero con seguridad a más de un corredor de fuera le debió parecer un Everest, con pendientes por tramos de casi el 50%.

Llegamos a la cima del Puig cuando iban 3h45′ de carrera. Bien de ritmo y buenas sensaciones hasta entonces. Foto de rigor y todo para abajo hasta el avituallamiento del Coll del Pouet, donde Rober y yo vamos adelantando corredores. Este es uno de los tramos de bajada técnicos de la carrera, y nos desenvolvemos bien en ese terreno además de conocerlo bien por ser zona de entrenamientos, así que es momento de dejarse llevar y disfrutar de ritmos más altos, mientras las piernas lo permitan.

GOPR6213

4h15 de carrera, pasamos el avituallamiento y encaramos el siguiente sector, que nos debe llevar a través de sendas de interior, umbrías y paredes calizas hasta el siguiente respostaje, en el alto del Pas del Comptador. Ya nos había advertido la organización el día anterior que este avituallamiento había sido movido por razones logísticas, así que después de casi un par de horas desde que dejáramos el Coll del Pouet, llegábamos a él ya sintiendo el peso de los kms en las piernas. Para entonces, llevábamos 6h de carrera, 32km y más de 2000m de desnivel positivo.

Desde el avituallamiento del Pas del Comptador daba comienzo la cuarta subida fuerte del día, antes de que las carreras de 120 y 80 se separasen y yo siguiera mi camino hacia Benifato, a los pies de la Sierra de Aitana, techo de la provincia de Alicante. El calor apretaba, y por momentos el día espléndido que nos había salido se convertía quizás en demasiado caluroso y había que cuidar la hidratación e ingesta de sólidos. El ascenso se hacía por una senda bien trazada, y no teníamos intención de aumentar el ritmo, así que con calma coronamos el paso previo y empezamos una bajada primero por senda y pista entre huertos y después por asfalto hasta casi llegar a Benifato. En este punto nos dijimos «hasta luego» y deseamos suerte Rober, Rai y yo. No habíamos visto todavía a José ni a Pedro, así que afrontaba el siguiente tramo en solitario.

Era prácticamente el ecuador de la carrera de 80K cuando nos separamos y, sabiendo que para Rober y Rai no se había cumplido todavía un tercio de la misma, un sentimiento de profunda admiración se apoderó de mí. Qué grandes sois, chavales.

Ya de camino a Benifato, a la entrada del pueblo, llegó una de las sorpresas del día. Mis padres, que tantas veces de pequeño me habían llevado junto a mi hermano por estas (y tantas otras) montañas, habían venido a verme por primera vez a una carrera y no solo eso, sino que me fueron siguiendo en casi cada avituallamiento de ahí en adelante hasta final de carrera. Bocadillo, coche y a animar al loco de su hijo. Sin duda, una de las cosas que más me ayudaron a llegar a meta este día. Gracias!

IMG_20151128_142527

El siguiente tramo era la ascensión de la Sierra de Aitana, cresteo de la cima y bajada hasta Sella, pasando por el Port de Tagarina. Y todavía ni rastro de José y Pedro, que ya dudaba si iban por delante o por detrás de mí, así que me centré en subir hasta la cima a mi ritmo. Esta zona la conocía bien, ya que la he transitado en familia múltiples veces siendo más pequeño. Primero por pista y algo de asfalto saliendo de Benifato, y luego senda y ascensión más pronunciada hasta la base militar que corona la Sierra de Aitana, dí buena cuenta de la misma. Me agradó ver que pese a la falta de lluvia, las diferentes fuentes que decoran el recorrido llevan bastante agua (Partegat, Font del Arbre, Font de la Forata).

Y desde la cima, hasta el avituallamiento del Port de Tagarina, a destacar dos cosas: lo incómodo del tramo, que no permitía correr ya que era muy irregular y era fácil acabar con una torcedura, y ver pasar a Sebas Sanchez y a Jon Erdaide, que acabarían 2 y 3 respectivamente en la carrera de 120km. Increíble, qué decir cuando esta gente te saca una distancia de prácticamente 60km en carrera, te hacen sentir muy pequeño y a la vez te recuerdan que formas parte de algo grande. Al ganador de la prueba, Manuel Anguita, ni lo ví pasar, ya que me había adelantado antes de que ambas carreras se reagruparan. Increíble.

22863220084_a28f3cdacd_o

Seguimos quitando kms a la carrera bajando esta vez hasta Sella, desde Tagarina. Tramos en su mayoría de pista muy poco corredera y algo de senda, en descenso, hasta llegar a la temida bajada técnica a Sella. Punto que la organización había marcado como de dificultad alta. Una senda muy vertical y directa, con poco agarre para las zapatillas que hubo que negociar con mucho cuidado, ya que los reflejos a estas alturas de carrera no eran nada buenos debido sobre todo al cansancio muscular. En este tramo conseguí recuperar algo de tiempo y pasar a unos 10 corredores, con Sella en el punto de mira y a la vista. Justo cuando llegué al final de la bajada, antes de entrar al pueblo, ví a lo lejos dos figuras con camiseta azul y mochila blanca. Me dije a mí mismo que eran ellos, tenían que ser ellos, José y Pedro. Subí el ritmo hasta donde mis piernas lo permitieron y por fin les dí caza, justo a la entrada a Sella. Fue un alivio porque supe que a falta de 20 y tantos kms para meta, no iba a pasar la última parte de carrera en solitario, importante sobre todo porque la noche volvería a caer en breve. Después de los abrazos de rigor, y tras descubrir que habían ido casi toda la carrera a unos 30 minutos por delante, llegamos al avituallamiento de Sella. Aquí pasamos unos 15-20 minutos comiendo pasta, rellenando bidones y en definitiva cogiendo fuerzas para los poco más de 20km restantes de carrera.

Hasta este punto, llevábamos 12h de carrera, 59km y 3500m de desnivel positivo en las piernas. Se dice pronto.

Salimos de Sella y ahí estaban mis padres de nuevo, para desearnos suerte ya en el último tramo. Hasta ese momento iba cumpliendo los tiempos de paso previstos a rajatabla, para terminar entorno a sub15h, pero en carreras de montaña cualquier contratiempo te penaliza más de la cuenta y, aunque el objetivo siempre es acabar y disfrutar, nos ponemos objetivos en forma de tiempo para alimentar el ego personal.

La idea desde Sella era emplear unas 3h hasta llegar a meta, pasando por el Coll de Sacarest, último ascenso del día. Pero los planes en montaña rara vez salen exactamente como uno tiene previsto. Mis cuádriceps dijeron basta y, tal vez acusando el esfuerzo extra en la bajada a Sella, se bloquearon haciendo casi imposible avanzar siquiera al trote. Fue una sensación extraña, ya que no me dolían, y el resto del cuerpo todavía funcionaba bastante bien, ni tenía molestias en ninguna otra zona. Simplemente, no podía correr. Y así, pasando tramos andando y otros intentando trotar muy suave, ascendimos primero por una zona de asfalto y después por pista desde Sella hasta el Coll de Sacarest. Seguramente fue el tramo más aburrido de toda la carrera, y no por la compañía, sino por lo monótono del paisaje y que la noche ya había caído sobre nosotros.

Desde el avituallamiento del Coll hasta Finestrat, quedaban aproximadamente 10km, los cuales y según el rutómetro, pensábamos que serían prácticamente hacia abajo. De nuevo, error. Las apariencias casi siempre engañan sobre el papel y de nuevo atravesamos terreno poco corredero, con continuos sube y bajas, pasos por ramblas e incluso una última y pequeña ascensión por senda hasta «El Castellet», loma desde la cual se divisaba, por fin, nuestro destino.

Dimos el último empujón, el reloj estaba a punto de marcar las 16h, y las piernas, quizás por la emoción de la entrada a meta, se desentumecieron por un instante permitiendo un trote ligero para nuestra entrada en el pueblo. Poco a poco, conseguimos seguir las marcas y la música de meta, que ya se oía a lo lejos. Giro a izquierdas, giro a derechas, todo para abajo y entrada a la plaza donde se ubicaba la meta. El speaker mencionó nuestros nombres, y después de 16h03′ cruzamos la línea de meta, con los gritos de ánimo de mis padres de fondo y el aplauso del público que todavía decoraba la plaza pese a ser las diez de la noche.

366_75_140338000

Otra meta más, pero especial. Especial por ser en casa y tener a mi familia cerca. Especial por ser la mayor distancia y desnivel que he corrido hasta la fecha. Especial por haberla compartido y disfrutado con tan grandes compañeros (Rober, Rai, Pedro y José). Especial por el paisaje y el clima alicantinos, que tanto echo de menos.

Ahora solo queda acabar el año, disfrutar de un bien merecido descanso, y pensar en los próximos retos. 2016 viene cargado de ellos, y a buen seguro nos seguirán haciendo felices.

Un comentario en “Desafío Lurbel Aitana 80K

  1. Increíble pero cierto. Adrian: Un esfuerzo brutal, esperamos que la vida te sonría y consigas todos tus objetivos, tanto deportivos (sin pasarse), como personales. Un abrazo de tus papis

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s