Swedish Alpine Ultra (SAU) 2016

SWEDISH ALPINE ULTRA (SAU) 2016
De Nikkaluokta a Abisko
Norrbotten, Suecia
2016-07-16
Distancia: 107 km aprox.
Desnivel positivo: 2500 m aprox.
Tiempo: 14h46’30”
Posición: 12
Posición cat.: 10

Fotos Kungsleden (Google Images).
Fotos Kebnekaise (Google Images).

El pasado sábado día 16 de julio participaba, por primera vez y junto a mi entrenador, compañero de Club y gran amigo Rober, en la sexta edición del ultramaratón Swedish Alpine Ultra, una de las pruebas de ultradistancia más selectas de Suecia, pese a su corta trayectoria (solo se permiten 50 dorsales). La prueba discurría en su totalidad por parte del camino de largo recorrido conocido como Kungsleden (El Camino del Rey), al norte de Suecia, 200 km dentro del círculo polar ártico.

Paraíso natural. Inmensidad salvaje. Lluvia. Viento. Frío. Pasos por ríos. Crecida de aguas. Caminos equivocados. Barro. Niebla. Agua helada. Caídas. Piedras. De todo lo anterior, mucho. Eso define lo que fue la quinta edición del Swedish Alpine Ultra, y lo disfrutamos hasta el último segundo.

Qué decir cuando una experiencia de este tipo te cambia. Porque lo hace, por fuera y sobre todo por dentro. Me dejaré infinidad de detalles en esta crónica, pero quedarán grabados para siempre en mi memoria, y en la de Roberto. Swedish Alpine Ultra es una carrera en autosuficiencia, lo cual significa que durante todo el recorrido no hay ni avituallamientos, ni marcaje, ni ninguna otra facilidad de la que se encargue la organización, y eso no significa otra cosa más que sea cual sea tu predicción y expectativas en carrera, no se van a cumplir y, además, el abanico de posibilidades de percance es muy (demasiado incluso) amplio.

Group

En la salida, con el resto de participantes – Swedish Alpine Ultra 2016

El día se presentaba con condiciones de inestabilidad, y casi la certeza de que llovería durante gran parte del día. Habíamos seguido la predicción del tiempo con especial atención desde hacía 2 semanas, y sabíamos que la probabilidad de lluvia era elevada, por lo que llevábamos a cuestas la ropa adecuada para afrontar la carrera. Ya la tarde anterior, durante la charla técnica, nos confirmaron que se esperaba lluvia a partir de las 10-12 am, lo que significaba que nos íbamos a mojar y a tener que lidiar con este incómodo elemento durante el 80/90% del tiempo en carrera.

Todo listo, la salida se daba desde Nikkaluokta a las 08:00 am del sábado, y en aproximadamente 14 horas llegaríamos a destino: Abisko.

La idea era simple. Descontar los primeros 10 km de la prueba a ritmo ligero, para mantener después ritmo de crucero hasta el 20, y una vez allí valorar nuestra posición y ritmo para seguir adelante. La carrera había comenzado bastante rápida (a ritmos de  casi 4’30/km) teniendo en cuenta la distancia a la que nos enfrentábamos, y llegados a ese punto nos encontrábamos en 5 y 6 posición, a escasos minutos del líder. Pero pronto empezarían los contratiempos.

K-J Persson

Primeros km de SAU 2016 – Foto cedida por K-J Persson

Primero, una equivocación en el camino que nos hizo perder prácticamente 30 minutos. En este punto seguimos a otro de los participantes que había tomado por error una de las rutas de ascenso hacia Kebnekaise (techo de Suecia, 2106 msnm). Segundo y junto con la equivocación, comenzaba a llover, y ya no nos dejaría hasta el final de carrera (más de 10 horas después). Y tercero, con las prisas de recuperar el tiempo y la distancia perdidos, y después de reafirmar que la distancia más corta entre el punto A (donde estábamos) y el punto B (donde debíamos estar) es siempre una línea recta, primera caída fuerte del día ladera abajo por suerte, sin consecuencias mayores.

DCIM100GOPROGOPR0451.

Los pies metidos en agua helada todo el día

DCIM109GOPRO

Subiendo por el camino erróneo – al fondo del valle se encontraba la ruta correcta

El baile de posiciones había comenzado, y tras estos km de incertidumbre y contratiempos, nuestras posiciones se habían retrasado hasta (suponíamos) algún punto por detrás del 10 clasificado. La lluvia comenzaba a tener un efecto muy negativo sobre el camino, y a las incontables bajadas de agua y ríos causados por el deshielo había que sumar el barro, pegajoso y muy abundante, que seguía transformando tanto el terreno como todas las expectativas y predicciones que habíamos hecho sobre la carrera.

Y así, bajo estas condiciones, seguíamos descontando km en buena compañía con otros dos corredores (uno de ellos a la postre segunda clasificada femenina). A partir de aquí ya con un ritmo mucho más controlado y con la mente puesta en lo que creíamos iba a ser el punto real de inflexión de la carrera, el collado de Tjäktjapasset en el km 55, punto alto de la prueba (1100 msnm) y desde donde tras una suave bajada se comenzaba la aproximación a meta, aunque todavía lejos a casi 50 km desde nuestra posición.

DCIM109GOPRO

Cerca de coronar Tjäktjapasset – viento y lluvia continua

Perfil

Perfil Swedish Alpine Ultra 2016

Creíamos, sí. Aunque nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que, como ya he mencionado, la lluvia estaba transformando el terreno por momentos. El comienzo de bajada desde el collado de Tjäktjapasset presentaba un camino que brillaba por su ausencia, ya que se lo había “comido” un torrente de agua de deshielo y lluvia. Solo rocas, y agua corriente. Tras varios km de seguir cuesta abajo lo que intuíamos era el camino, con los pies permanentemente metidos en agua helada, llegamos a una zona de tundra. Una planicie, pradera alpina en altura, que si levantabas la vista no se veía el final. Desde luego si Swedish Alpine Ultra 2016 ha sido algo, entonces ha sido un constante juego mental, por encima del plano físico.

DCIM100GOPROGOPR0454.

Tundra infinita, primer sector de la segunda parte en carrera

Llegados a este punto, quedaban algo más de 40 km hasta meta. Un maratón, de los más de dos y medio que se alargaba la carrera. Y era, ahora sí, donde comenzaba la fiesta.

La lluvia arreciaba, y traía consigo un aumento de la intensidad del viento (de cara, dirección norte-sur). El barro se acumulaba por momentos. Los pies se hincaban, durante km, prácticamente a cada paso, hasta el punto de casi perder las zapatillas en el fango. La ropa para protegernos de la lluvia ya no cumplía su función, y el cuerpo ya no era capaz de regular la temperatura corporal. En este tramo volvíamos a juntarnos con la segunda clasificada y su acompañante, quienes iban por delante pero habían parado en un refugio de montaña a ponerse ropa seca. Nosotros no paramos, aunque sí llevábamos ropa de cambio, y ya empezábamos a sentir el error. Quedaban 20 km hasta el siguiente refugio, y era mejor seguir a buen ritmo y sin parar que quedarse atascado en carrera. La situación no era crítica, pero cualquiera que haya estado en una situación similar en alta montaña sabe que en cuestión de minutos el cuerpo puede reaccionar de una forma imprevista, así que era mejor poner solución cuanto antes, y en nuestro caso, esto pasaba por llegar ese refugio final cuanto antes (km 90 – a las puertas del Parque Nacional de Abisko).

La única ventaja de la que disfrutamos durante este tramo fue una mejora temporal del estado del terreno. La senda se hacía más transitable, sin barro, y empezaba POR FIN a caer en desnivel. El refugio de Abiskojaurestugorna estaba cada vez más cerca, y solo pensábamos en ponernos algo de ropa seca para poder terminar la carrera en buenas condiciones. Bueno, pues se volvía a complicar la cosa, ya que el refugio estaba fuera de ruta y no lo sabíamos. Para cuando nos dimos cuenta, ya lo habíamos pasado de largo un par de km y un retroceso a estas alturas significaba un retraso final de posiblemente 1 hora en meta. Tras los primeros segundos casi sin poder reaccionar por el error (veíamos el refugio en la otra orilla del lago donde nos encontrábamos), decidimos no volver sobre nuestro pasos pero cambiarnos la ropa mojada allí mismo. Por lo menos guantes y camiseta térmica. No es agradable cambiarse a la intemperie, pero poco después ya notamos como el cuerpo entraba en calor. Las piernas volvían a funcionar y mantener un trote suave pero constante no era un esfuerzo mayor considerando los km que ya llevábamos en las piernas.

Y una cosa por otra, ahora que habíamos solucionado el problema del frío, el camino nos deparaba un par de sorpresas finales, a 10 km de meta. La tundra y pradera alpina habían dejado paso de nuevo al bosque. Zonas bajas en el fondo del valle, de acumulación de agua, donde aparecían ríos de la nada, con fuerza, desde el interior del bosque, que cortaban el paso en algunos puntos con un caudal de casi 20 m de ancho, y el agua hasta la cintura. Y estábamos tan cerca de meta, que solo teníamos fuerza para buscar un paso por el que cruzar. Ya sin importarnos el ir mojados. Querer cruzar, para estar en meta lo antes posible disfrutando de alguna bebida caliente.

En este tramo, además, recuperamos un par de posiciones. Poco a poco, cruzando arroyos  o ríos de mayor o menor caudal, zonas completamente encharcadas, sendas y caminos de agua (porque la tierra debía estar debajo de todo ese líquido helado). No se veía la meta debido a la frondosidad del bosque, pero sabíamos que estaba cada vez más cerca. Hasta que por fin, oímos ruido de tráfico, y un tren. Ya debíamos de estar muy cerca. A poco más de 500 m, de hecho. Salimos del bosque cruzando por debajo de un arco de bienvenida al Parque Nacional,  caminamos por un paso subterráneo para salvar la carretera y las vías del tren, giramos a la derecha y por fin la entrada a meta, corriendo y con la sonrisa bien puesta en la cara, porque era para estar muy contentos de haber salvado el día como lo habíamos hecho.  Después de 14h46’30” y 107 km sin parar, en autosuficiencia, con unas condiciones horribles, fuimos recibidos con aplausos por los allí presentes. Los españoles habían llegado a meta de una pieza, y felices aunque muy cansados.

Finishers

De vuelta en Stockholm, con las camisetas de finisher

Volveremos a correr SAU? No lo sé, y si lo hacemos será con mejores condiciones meteorológicas. Lo que sí es seguro es que SAU 2016 ha sido una experiencia vital. Inmejorable compañía (gracias Rober, eres un grande), inmejorable acogida por parte de la organización y corredores locales (gracias de corazón a todos, nos hicisteis sentir como en casa).

También agradecer a todos los que estuvisteis pendientes de nosotros, en la distancia, pero incondicionalmente como siempre, amigos y familia. Especialmente gracias a Maria y a mi familia, siempre preocupados por nosotros cuando estamos en carrera, pero que nos apoyan en todo lo que hacemos.

Ahora a descansar y reponer fuerzas, qué bien nos lo hemos ganado, y ya con la mente en CCC / UTMB en agosto.

Vamos!

 

Anuncios

2 comentarios en “Swedish Alpine Ultra (SAU) 2016

  1. Pingback: BUFF EPIC TRAIL AIGÜESTORTES WORLD CHAMPIONSHIP 2016 – SWEDISH ALPINE ULTRA 2016 – OTROS – Trail Villena

  2. Pingback: Swedish Alpine Ultra (SAU) 2018 | Citius, altius, fortius.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s